En algún momento de la vida, las personas pueden sentirse rechazadas, pero ¿sabías que algunas sufren de un complejo de rechazo? Para Sergio Wilfrido Vásquez Apestegui, este problema desencadena varios impedimentos en la vida de una persona que, acostumbrada al sentimiento de rechazo, le cuesta formar vínculos duraderos y perjudica varios ámbitos de la vida.

El complejo de rechazo ocurre cuando, en diferentes aspectos de la vida, un individuo cree que es propenso al rechazo o que pronto será rechazado. El empresario Sergio Wilfrido Vásquez Apestegui entiende que, de esta forma, la persona vive con la frustración de sentir las emociones que surgen tras el abandono.

Este bloqueo, además de dificultar el desarrollo de las relaciones interpersonales, también puede considerarse un mecanismo de autosabotaje inconsciente. Así, además de perjudicar la convivencia con los demás al no entregarse plenamente a las relaciones, este complejo se extiende al trabajo y al estudio, por ejemplo, provocando que el individuo no se dedique a los proyectos personales.

El empresario Sergio Wilfrido Vásquez Apestegui considera, por tanto, que el complejo de rechazo se convierte en un obstáculo para que el individuo encuentre su verdadero potencial durante la ejecución de sus obligaciones, además de ser un obstáculo para el establecimiento de relaciones de sana convivencia.

En este sentido, las características comunes del complejo de rechazo son:

El miedo a ser rechazado hace esperar situaciones similares a las del pasado, imaginando que no habrá otra forma de tratamiento, lo que reduce el aprovechamiento de los aspectos positivos de las relaciones y de la vida misma;
Debido a la baja autoestima y la mala salud mental, es común que este individuo sienta una extrema necesidad de complacer a los demás, esperando opiniones positivas de los demás;
Debido a que creen que no son bienvenidos en los espacios, estas personas tienden a aislarse socialmente y permanecer recluidos por temor a ser rechazados por los demás.

En la percepción de Sergio Wilfrido Vásquez Apestegui, el complejo de rechazo se desarrolla, principalmente, por la falta de enseñanza sobre cómo lidiar con las frustraciones y con el “no”. Es decir, no tenemos pautas sobre cómo actuar después del rechazo. Además, los aspectos de las diferentes etapas de la vida pueden desencadenar el proceso de rechazo.

Casos de situaciones negativas en la infancia, la adolescencia e incluso en el ámbito familiar pueden desencadenar la aparición del complejo de rechazo debido a los sentimientos que surgen tras estos hechos. Así, se convierten en dolores emocionales que los individuos cargan a lo largo de su vida, muchas veces sin tener conciencia de que en determinado momento los llevó a esa condición.

DEIXE UMA RESPOSTA

Por favor digite seu comentário!
Por favor, digite seu nome aqui